El INE advierte de que la falta de recursos “pone en riesgo” la organización de la revocación de mandato

El INE advierte de que la falta de recursos “pone en riesgo” la organización de la revocación de mandato

La autoridad electoral recorta su presupuesto para la consulta impulsada por López Obrador mientras los promotores buscan contrarreloj las firmas para validar el proceso

El último pulso entre el Instituto Nacional Electoral (INE) y el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador va camino de convertirse en un choque abierto. La autoridad electoral, que lleva semanas batallando por un incremento de los recursos públicos asignados al referéndum revocatorio, afrontará el proceso con un déficit de más de 2.500 millones de pesos. Según advirtió el viernes por la noche su titular, Lorenzo Córdova, el recorte de presupuesto “pone en riesgo la organización de este ejercicio inédito de participación ciudadana”. Mientras tanto, los promotores de la consulta, una apuesta del presidente para reivindicarse nuevamente en las urnas el próximo mes de abril, trabajan contrarreloj para recolectar antes del día de Navidad los 2,7 millones de avales necesarios para validar la convocatoria. La plataforma Que siga la democracia ha entregado, por el momento, más de un millón de firmas.

López Obrador concluyó hace diez días el discurso de mitad de sexenio con un llamamiento al voto. “Vamos a probar de nuevo qué tanto respaldo tiene nuestra política de transformación. Sabremos si vamos bien o no. Con la consulta para la revocación del mandato, se le preguntará al pueblo, que es el soberano, el que manda, si quiere que yo continúe en la Presidencia o que renuncie”, proclamó. Se trata, según su visión, de una cita crucial porque, enfatizó, “establecerá el procedimiento para hacer realidad el principio de que el pueblo pone y el pueblo quita”. No existen precedentes en México y la única referencia para una votación de estas características es el referéndum del pasado 1 de agosto, con el que el presidente quería abrir la puerta a enjuiciar a los exgobernantes y que se saldó con una participación de apenas el 7%.

Esos datos multiplicaron las acusaciones contra el INE, vertidas desde sectores oficialistas después de meses de tensiones con el Ejecutivo y especialmente con el mandatario. Ahora el Gobierno, el partido que lo sostiene y las organizaciones de simpatizantes se han volcado con esta consulta. Sin embargo, la Cámara de Diputados, dominada por Morena, aplicó un ajuste al Presupuesto de Egresos de la Federación para 2022 y negó al organismo electoral la concesión de casi 5.000 millones de pesos. El instituto presentó esta semana una demanda ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación, denunciando agravio comparativo con otras instituciones, para que el máximo tribunal constitucional del país determine “si debe avanzar hacia un proceso de revocación de mandato sin los recursos requeridos para ello -aunque eso implique una violación a la ley federal en la materia-, o si se ordena a las instancias competentes, proveer los recursos requeridos para un proceso de las dimensiones y garantías estipuladas en la Constitución y la ley”.